Los mayores LGBT casados son más felices y poseen una mejor salud

Si están casados, los gays (y la comunidad LGBT en general) son más felices durante el período adulto y la tercera edad. Según un estudio elaborado por la Universidad de Washington, cuando se superan los 50 años de edad, el matrimonio se convierte en un factor de felicidad. Este ha sido el primer estudio que se ha llevado a cabo para analizar la visión de la vida de los adultos y ancianos LGBT.

Los resultados revelaron que las relaciones estables y duraderas generaban un aumento de beneficios en comparación a los que genera la vida de soltero o las relaciones poco duraderas. Algunos de ellos son una mayor estabilidad económica, salud emocional y todas las ventajas legales y fiscales que se derivan directamente del matrimonio igualitario.

El director del estudio puso el foco sobre la importancia de la legalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo. “Su aprobación ha constituido uno de los pasos más importantes en la política social de la historia”.

El estudio se desarrolló sobre una base muestral que superó las 1800 personas LGBT que superaban los 50 años de edad. Del total, una cuarta parte estaba casada, otra cuarta parte en relaciones estables y duraderas. El resto eran solteros.

Los resultados no dejaron lugar a dudas: Los solteros mostraban una mayor predisposición a sufrir discapacidades físicas y problemas de salud. Además, de una mayor tendencia a integrarse en ambientes sociales poco saludables. Además, en la mayoría de los hombres gays se evidenciaron síntomas depresivos por la pérdida de parejas sentimentales.

En cuanto a los casados, mostraron un promedio de 23 años juntos, 7 años más que las parejas estables, con una media de 16.

Y es que el matrimonio supuso beneficios en la seguridad social y económica.

“Cada vez es más habitual que las personas LGBT de la tercera edad vivan juntas y fuera del armario”, agregó Jayn Goldesen. El estudio se titula “The Changing Context of Marriage and Health and Quality of Life for LGBT Older Adults”.

 

Fuente: