Estos chicos gays ciegos nos cuentan cómo descubrieron que eran gays

Uno de los medios por los que podemos sentir atracción de forma inmediata es el sentido de la vista. De hecho, gracias a la vista logramos aprender ciertos conceptos con mayor facilidad y precisamente porque algunos temas o cuestiones son tabú. Si tuviésemos que aprenderlo todo a través de conversaciones con otras personas, nos resultaría bastante complicado e incluso vergonzoso. Es lo que ocurre con el sexo.

Pero, ¿qué pasa con las personas homosexuales que han nacido ciegas o que han perdido la visión? ¿Cómo descubren que son gays y cómo se desenvuelven en este sentido?

¿Cómo supiste que eras gay siendo ciego?

Un usuario de un foro en reddit preguntó a los chicos ciegos cómo descubrieron que eran gays. Hemos recopilado algunas respuestas muy interesantes. ¡Y nos encantan!

No sabía cuáles eran las diferencias entre chicos y chicas

«Siempre he sabido que era diferente a los demás niños y me sentía horriblemente solo por ello. Yo no encajaba con los niños que podían ver, pero era aún peor descubrir que tampoco encajaba con los niños ciegos. Y es que todos ellos estaban siempre interesados por el mundo de los deportes y los juegos brutos, pero yo no. Muchos hablaban sobre las chicas, pero yo al ser ciego de nacimiento y al no saber nada de sexo porque nadie habló conmigo sobre ello, no tenía ni idea de lo que estaban hablando. Aún hoy me da vergüenza recordar que no era capaz de distinguir las diferencias que había entre chicos y chicas. Lo único que sabía es que ellas eran más amables conmigo y también que me sentía bastante raro cuando abrazaba a algún chico.»

Descubrí cómo se practicaba sexo a los quince años

«Cuando tenía quince años una amiga me explicó cómo se tenían los bebés. Me recriminó que era muy estúpido y me habló claro: «Tu padre metió su pene en la vagina de tu madre y tú naciste por eso. ¿Es que no sabes nada?» me habría gustado hacer más preguntas pero si reconocía lo poco que sabía se habrían reido mucho más de mí así que opté por callarme. Yo no podía preguntarle a mis padres acerca de eso porque ellos nunca hablaban de estos temas así que decidí comprarme unos libros en braile sobre educación sexual y lo entendí un poco más. Fue realmente sorprendente descubrir que no me atraían las chicas. Yo sentía interés por los chicos. Empecé a darme cuenta de que sentía cosas extrañas cuando estaba cerca de otros chicos y esto no me pasaba cuando estaba con mujeres. Desde el principio supe que eso no debía ser así y no era correcto. Por eso opté por no contarlo a nadie nunca.»

Descubrió en clases de lucha libre que le atraían los hombres

«En la atracción también influyen otros factores además de los visuales. Lo sé porque mi hermano es ciego de nacimiento y hace muy poco reveló que era homosexual. Según me dijo, ya en la secundaria se dió cuenta de que se sentía irremediablemente atraído por los hombres. Le gustaban sus voces graves, su asertividad y sus rasgos masculinos. Él iba a un instituto especial y adaptado para personas ciegas. De hecho, formaba parte de un equipo de lucha libre. Aunque suene cómico, fue allí cuando logró tener contacto físico directo con otros hombres y pudo descubrir el tipo de atracción que sentía hacia ellos. En aquel momento llegó a surgir una historia especial entre él y su profesor que también era ciego de nacimiento, aunque según dice nunca llegó a pasar nada entre ellos «.

Tengo erecciones cuando escucho una voz masculina

«Soy ciego y la verdad me parece una pregunta bastante estúpida. Los ciegos somos personas como todos y hacer esta pregunta resulta tan estúpido como pensar que la gente nunca se ha masturbado o nunca ha tenido un sueño erótico. De hecho fue así como descubrí cuál era el sexo que me atraía. Me sentía muy excitado con el cuerpo masculino, las voces masculinas y el vello. De hecho, cada vez que escucho la voz de un hombre que me gusta tengo una erección. Me atrae la complexión y el cuerpo masculino, especialmente las manos. Los músculos siempre me llamaron la atención y cuando aún veía me gustaban los hombres bronceados porque podía distinguirlos más fácilmente. En definitiva, me siento atraído sobre todo por la voz, la complexión del cuerpo masculino y la sensación al tacto de la persona. También cómo se expresa verbalmente. El olor también resulta importante aunque no tanto, al menos para mi. Algunos olores pueden producirme una erección al instante menos el tabaco. No lo soporto, ni su sabor. Jamás tendré una cita con un hombre fumador.»

Fuente: